NOTICIAS

muelas-infección

Cómo tratar una muela infectada

Muy a menudo acuden a nuestra consulta pacientes con infecciones en alguna pieza dental; generalmente, las muelas son las que mas sufren de este tipo de patologías. Lo primero que debemos hacer ante cualquier sensación que nos incomode o moleste en la boca es acudir al dentista para que el profesional valore la pieza y las causas.

Las infecciones en las muelas y sus consecuencias tienen menor incidencia en las personas que visitan habitualmente a su odontólogo, ya que el dentista puede detectar los problemas durante estas revisiones y atajarlos a tiempo. También es muy importante llevar una correcta higiene dental para evitar que las muelas resulten cariadas y causen infección. Es decir, si llevamos unos correctos hábitos de limpieza dental y acudimos cada 6-12 meses al dentista, tendremos menos probabilidad de tener una muela infectada.

Cuando un paciente tiene dolor de muelas, por su intensidad y persistencia, se puede volver el “centro de su vida” y dificulta mucho que este pueda llevar una vida normal. Mucha gente define el dolor de muelas como el peor que han padecido nunca. En una gran mayoría de los casos, este dolor tiene como causa una muela infectada con pus que, al no tener por donde salir, genera una presión que causa muchas molestias.

Además del dolor de muelas causado por infección, también existen otros tipos de dolor de muelas que suelen ser muy fastidiosos. Uno de los mejores ejemplos son las muelas del juicio o terceros molares que, si no disponen de espacio para erupcionar, ocasionan dolores y problemas; en la mayoría de los casos se soluciona extrayéndolas, siempre bajo el criterio de nuestro dentista. A continuación, te explicamos las causas de las infecciones de muelas.

Causas por las que se infectan las muelas.

Por lo general, las infecciones en las muelas son debidas a que las bacterias que tenemos en la cavidad bucal proliferan hasta destruir parte de la pieza o incluso su totalidad; en ocasiones, estas llegan a las raíces afectando también al nervio dental. Que estas bacterias actúen puede deberse a causas como:

  1. Existencia de Caries.

Cuando dejamos las caries sin tratar, estas debilitan la pieza y penetran hasta la pulpa (nervio) y pueden llegar incluso a afectar el hueso que actúa de soporte para nuestros dientes. Por eso es tan importante la revisión periódica con el dentista, que nos reparará la caries a tiempo antes de que pueda causarnos una infección de muela.

  1. Traumatismos dentales.

Cuando un diente o una muela se rompen o astillan debido a un traumatismo, las bacterias podrán penetrar más fácilmente si existen fisuras o grietas en el esmalte de la pieza debido al accidente. De aquí la importancia de acudir de inmediato al odontólogo cuando nos demos un golpe que afecte a la boca; nos revisará y así evitaremos que los agentes patógenos puedan producirnos una infección de muela.

  1. Enfermedad periodontal.

Como ya hemos contado en otros posts, la gingivitis o inflamación de las encías debe ser tratada con mucha urgencia; así evitaremos que se convierta en periodontitis, ya que esta última tiene peor pronóstico y su tratamiento entraña mayor complejidad. Cuando el paciente tiene periodontitis, uno de los síntomas es que las raíces de los dientes y muelas quedan al descubierto, lo que los vuelve más vulnerable para que las bacterias proliferen hasta causar una infección.

  1. Lesiones en las mucosas bucales.

Cuando nos lesionamos las encías, lengua o cualquier otra mucosa bucal y causamos una herida, las bacterias tenderán a proliferar y es muy importante que acudamos a un dentista si la lesión no remite en 24 horas; en muchos casos, las colonias de bacterias pueden llegar a afectar a las piezas dentales cercanas causando incluso alguna infección en ellas.

¿Qué síntomas son los de una muela infectada?

El síntoma más común que nos avisará de que una muela está infectada suele la formación de un absceso debido a la inflamación producida en los tejidos por la existencia de pus; esto viene acompañado de molestia o dolor muy intenso que va en aumento cuando masticamos y se debe a la presión, ya que el pus no tiene por donde salir.

Dependiendo de cada persona también puede acompañarse de otros síntomas, que pueden ser: sangrado de encías, mal sabor de boca, inflamación tanto en la cavidad bucal como de las mejillas y cuello, fiebre o dolor de oídos entre otros.

¿Cómo eliminamos una infección de muela?

Como hemos dicho anteriormente, lo primero que debemos hacer cuando tenemos la sospecha de que podríamos tener este problema es acudir al odontólogo; una vez allí, el profesional debe evaluar y diagnosticar el problema y se decantará por el tipo del tratamiento para la infección de la muela a aplicar dependiendo de varios factores, como, por ejemplo, el origen de la infección.

Con la finalidad de evitar más problemas y calmar el dolor y la inflamación al paciente, se debe aplicar el tratamiento de inmediato.

Es muy importante que no nos automediquemos ni que tomemos otros medicamentos que no sean exclusivamente los que nos ha recetado el profesional que nos ha atendido; así, eliminaremos la infección de forma segura y lo más rápido posible.

Una vez controlada la infección con los antibióticos, el profesional recomendara el tratamiento más adecuado que puede ser un empaste o endodoncia en el caso de poder salvar el diente; por el contrario, si la infección ha afectado a la muela de manera que esta no se puede tratar o en el caso de las muelas del juicio nos recomendará su extracción.

¿Existe algún remedio casero para la infección de muelas?

En muchas ocasiones, los pacientes que llegan a nuestra consulta con una infección en una muela nos comentan que han intentado aguantar un poco en casa para evitar la visita a la clínica dental (por temor al odontólogo) y en algunas ocasiones nos dicen que han usado este o aquel remedio casero; hoy en día podemos encontrar en Internet cualquier clase de “formas de quitar un dolor de muelas”. Hay que decir que muchos de estos remedios caseros pueden afectar a los dientes y las mucosas de la boca.

Es muy importante tener claro que, ante una infección en la boca, quien debe evaluar la situación y proponer el tratamiento es únicamente el dentista. Tampoco sabemos exactamente cuanto tiempo durará una infección de muelas, pero siguiendo las indicaciones del profesional empezaremos a notar mejoría muy pronto.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Autor

Autor

Equipo de InterORALIA formado por varios dentistas colegiados especializados en los diferentes sectores de odontología

Categorías

Contacto

Si piensas en realizarte un tratamiento de ortodoncia, no dudes en pedir una cita en InterORALIA clínica dental al teléfono 91 125 24 34 o a través de WhatsApp en el número 672 287 490. Estamos ubicados en el céntrico barrio de Argüelles en Madrid y nuestro equipo te valorará y propondrá el tratamiento que más te convenga.

Solicita presupuesto
Solicita presupuesto